Con 240 huertos instalados por ACS-PROSASUR, el Gobierno de la República contribuye a diversificar la dieta de los niños y niñas en el Corredor Seco

  • Un delicioso caldo de pollo con verduras que nutre a lo pequeñines del corredor seco.
  • Taller de nutrición en la comunidad Tolobre, Morolica, Choluteca.
  • Los niños y niñas de la comunidad de Hato Nuevo, Liure, Choluteca, disfrutan de unos deliciosos pastelitos de arroz.

    Como parte de las estrategias que promueve el proyecto ACS-PROSASUR que implementa INVEST-Honduras, se han establecido más de 240 huertos comunitarios con cultivos de hortalizas y vegetales como; habichuelas, zapallo, remolacha, rábano, zanahoria, repollo, frijol alacín, frijol rojo y maíz para elote.

    Estos cultivos aportan gran valor nutricional y calórico para complementar la alimentación de la población infantil que se encuentra en su primera etapa de crecimiento.

    Las familias beneficiadas son capacitadas por especialistas del proyecto, en la preparación de alimentos a través de un recetario nutricional en el cual se establece la elaboración de alimentos en base a la Guía Alimentaria Nutricional de Honduras, tomando en cuenta la disponibilidad de alimentos producidos en la zona del corredor seco y que son aceptados culturalmente por las familias.

    De igual forma los alimentos producidos en los huertos comunitarios son complementados con otros, aportados por las familias para realizar talleres de nutrición donde participan madres, padres, monitoras comunitarias y técnicos del proyecto. Todos elaborando deliciosas y coloridas recetas entre ellas: tortillas y pupusas fortificadas de rábano y zanahoria, arroz con mango o remolacha, sofritos caseros, puré de papaya, tortitas de banano, caldos de verduras, pipianes rellenos con queso y maíz, así como diversos jugos naturales, los cuales son de gran deleite para los y las niñas.

    El Proyecto de la Alianza para el Corredor Seco ACS-PROSASU contribuye a mejorar las condiciones de vida y la diversificación de la dieta de los hogares beneficiados en 25 municipios de Choluteca, El Paraíso y Francisco Morazán, estableciendo una serie de estrategias que permiten obtener y disponer de alimentos locales y adoptar buenas prácticas nutricionales para mejorar la ingesta de alimentos especialmente en niños menores de cinco años.