En tiempos de COVID: ACS-PROSASUR lucha contra la violencia de género

  • Talleres sobre prevención de violencia hacia las mujeres haciendo uso de cartilla de sensibilización.
  • Dora Jacibe Escalante, es monitora voluntaria, que ha sido capacitada y realiza efecto multiplicar con las madres en su comunidad.
  • Dinámica de espacios de confianza para reflexión sobre la violencia hacia las mujeres en la comunidad de Santa Anita, Orocuina.

    Choluteca/El Paraíso. Durante los meses de confinamiento por la COVID-19 en el Corredor Seco, al igual que en otros lugares del mundo, se incrementó el índice de violencia en el seno de varias familias que sufren de este flagelo. En la zona de influencia del Proyecto ACS – PROSASUR, se identificó que algunas mujeres se encontraban expuestas 24 horas junto a sus agresores y que, en estos casos de maltrato físico o psicológico, no existe una cultura de denuncia, por lo que las mujeres están sumergidas en un ciclo de la violencia del cual les es imposible salir.

    Conscientes de esta problemática, el proyecto ACS-PROSASUR implementó una campaña de sensibilización comunitaria con las madres y mujeres jóvenes. Para mejor entendimiento del tema, se realizó una cartilla de sensibilización que consta de tres módulos, iniciando por la temática de cómo influye la autoestima de las mujeres en la percepción y valor de sí mismas. De igual forma, se les explicó que existe una legislación nacional y varios convenios internacionales que defienden sus derechos como mujeres.

    Durante la campaña, primero se les definió los tipos de violencia, reconociendo en ellos la violencia física, psicológica, sexual y patrimonial, que limitan la movilidad, la participación, la toma de decisiones y el derecho de las mujeres a tener una vida plena.

    “Para mí, estos talleres han sido tan importantes porque en la comunidad hay mucha violencia. Yo conozco de mujeres que sufren en sus hogares, pero no se atreven a denunciar a sus maridos porque tienen miedo y esto me va a ayudar a mí para orientar a otras mujeres a donde poner la denuncia para que no sigan sufriendo”, mencionó Dora Jacibe Escalante, beneficiaria del proyecto en la comunidad de Carmen, Namasigüe.

    A través de ACS-PROSASUR, se ha dado orientación sobre los lugares donde las mujeres pueden interponer una denuncia a nivel municipal y departamental. Lo más importante en estas jornadas es sensibilizar a las mujeres en que ellas son las únicas que pueden poner un alto a la violencia para poder preservar su vida y la de sus hijos.