Con el apoyo de ACS-PROSASUR: Mayor rendimiento y calidad de los cultivos

  • Casas mallas, instaladas por ACS-PROSASUR en la Comunidad Junacate, Lepaterique, Francisco Morazán.
  • La casa malla permite a las familias habitantes del Junacate diversificar los cultivos y mejorar su seguridad alimentaria e ingresos.
  • Casas mallas, instaladas por ACS-PROSASUR en la Comunidad Junacate, Lepaterique, Francisco Morazán.
  • La casa malla permite a las familias habitantes del Junacate diversificar los cultivos y mejorar su seguridad alimentaria e ingresos.

    Lepaterique, Francisco Morazán. – Con una inversión que supera a los 260 mil Lempiras, el Proyecto ACS-PROSASUR, que implementa INVEST-Honduras en 25 municipios del Corredor Seco, instaló cinco casas mallas para productores beneficiarios en este municipio. El objetivo de estas obras es fortalecer a las familias y mejorar sus ingresos a través de la producción y comercialización de hortalizas.

    Las casas mallas son estructuras que protegen los cultivos de las plagas, hongos y granizos. De igual forma, optimizan las condiciones del clima de la zona y regulan los cambios de temperatura, permitiendo a la vez mantener la humedad en el suelo, lo que favorece la calidad en los cultivos hortícolas y asegura su producción durante todo el año.

    “Aquí nunca habíamos tenido una casa malla, ahora vamos a poder sembrar chile, tomate y apio que no se daba por las plagas, la mosca blanca y el pulgón, y gastábamos entre dos mil y tres mil lempiras en insecticidas y fungicidas, porque no teníamos protección. Con las casas mallas vamos a poder ahorrar ese dinero, ¡Ahora es más fácil para nosotros, tenemos nuevas ideas que benefician a la comunidad en grande!”, comentó Nahún Servellón, productor de hortalizas de la comunidad de Junacate, Lepaterique, al sur de Francisco Morazán.

    Las familias de Junacate, no solo mejoran el ingreso con la producción de nuevos cultivos, con estas estructuras agrícolas tienen también la posibilidad de mejorar la nutrición diversificando su dieta; “Tengo dos hijas y mi esposa está embarazada de otra niña, ahora ellas pueden tener una mejor alimentación porque lo que cultivamos también lo consumimos… estamos agradecidos porque hemos recibido muchos beneficios, nadie antes había hecho tanto por las familias de esta comunidad como el Proyecto ACS-PROSASUR”, resume Nahún.

    Con el proyecto ACS-PROSASUR, a través del Plan de Seguridad Alimentaria y Nutricional en el que participan las familias beneficiarias, se contribuyen a reducir la desnutrición infantil con el aprovechamiento de sus recursos locales, consejerías casa a casa y el monitoreo del peso y talla de los niños y niñas. Además, con la implementación del Plan de Higiene dentro del Hogar, también se les proporciona infraestructura básica para mejorar sus viviendas con pisos, techos, pilas, lavamanos, filtros de agua potable y fogones mejorados.