Capacidades que derrotan la discapacidad

  • José Medina es productor de granos básicos, esposo y padre de dos hijos en la comunidad de Pueblo Nuevo, Texiguat, El Paraíso.
  • La discriminación es el trato diferente y perjudicial que se da a una persona, violentando la igualdad de los derechos humanos por asuntos de edad, color, raza, sexo, altura y capacidades, entre otros.

    El Paraíso/Choluteca .- El Proyecto ACS-PROSASUR promueve una mayor participación de las
    personas con discapacidad en actividades agrícolas, proporcionándoles asistencia técnica y
    financiera, insumos, sistemas de riego por goteo, vinculación y permanencia en mercados con
    rentabilidad y sostenibilidad ambiental. De esta forma ellas pueden asegurar los alimentos e
    ingresos económicos para sus familias.

    Las personas que pierden facultades físicas sufren discriminación y traumas que las conducen al
    aislamiento social que tiene consecuencias económicas graves, sobre todo, cuando son las que
    deben asegurar el sustento en sus hogares. Esta situación tiene un significado dramático en el
    Corredor Seco, donde las familias con mucha frecuencia pierden hasta un 80% de sus cultivos a
    causa de las sequías prolongadas.

    Gracias al apoyo brindado por ACS-PROSASUR, José Medina, un joven de 26 años que perdió una
    de sus piernas después de soportar una larga enfermedad; Gamabiel Pavón, de 60 años, que
    perdió su pierna en un accidente laboral; y, Jesús Zepeda, de 68 años, quién también aprendió a
    vivir sin una de sus extremidades ya que perdió su brazo en una mina, son ejemplos de que son
    capaces de resaltar en sus comunidades como productores exitosos, gracias a las buen prácticas
    agrícolas que han aprendido participando en el Proyecto.