Nichos de mercado
Una solución “especial” para la crisis cafetalera

  • El Proyecto ACS-USAID esta apoyando el cultivo de Café Especial.
  • “No sabía lo que tenía, pero con la venta de micro-lotes de café especial logré comprar otra finca”, Victoria Aguirre, de El Campanario II, Intibucá.

    Corredor Seco. – Cifras del Intercontinental Exchange mostraron que en el año 2015, el precio promedio de café de “Contrato C” de la Bolsa de New York fue de $136 por saco de 45.36 kg; en 2017 bajó a $133 y, a marzo de 2018, disminuyó a $121; esta situación está afectando negativamente a los caficultores. Ante esta crisis, la venta de café especial es una de las estrategias que el Proyecto ACS-USAID implementa para resolver el problema del sector cafetalero.

    Café especial es el que presenta calificaciones arriba de 85% con cero defectos en su sabor. El proyecto ha promovido este nicho de mercado a través de su asistencia técnica para una cosecha de granos maduros, calibración de despulpadoras, lavado, fermentado, secado (solar y en zarandas), clasificación, empaque y catación en taza.

    Una ventaja del café especial es que no se requiere de certificaciones caras, es el mercado el que define precios con base en el perfil de taza; éstos pueden ser desde $0.50 a 7.0 por libra y en casos especiales, como en la Taza de la Excelencia, pueden llegar hasta más de $100 por libra.

    ACS-USAID está enlazando a caficultores que producen cafés especiales con exportadoras que pagan un bono adicional al precio de mercado. Esto representa una ganancia extra y la única desventaja es que hay que esperar entre 7 a 12 meses para recibir el pago, aunque hay casos donde la empresa paga a precio de mercado y meses después, paga el bono.

    También hay compañías extranjeras que compran directamente en las fincas o exportadores locales que llevan compradores internacionales a las fincas, prueban el café y escogen cuál quieren, actuando como un canal de mercado.